El Govern ha constituido un grupo de trabajo para poner en marcha su objetivo de limitar la compra de viviendas en las islas por parte de extranjeros. Así lo ha informado la Conselleria de Movilidad y Vivienda, que muestra el compromiso del Govern con estudiar esta limitación.

En este grupo de trabajo participarán varias consellerias así como la UIB, quien ya trabaja en la redacción de un informe preliminar de la legislación europea en esta materia. Como antecedentes, el Parlament ya aprobó en marzo una iniciativa de Més per Menorca para que se llevase a cabo este estudio en un periodo de tres meses y estudiar así fórmulas que limiten la compra de segundas residencias en la comunidad insular a extranjeros.

El informe inicial de la situación normativa europea aborda el actual marco jurídico «complejo» que dificulta limitar la compra de propiedades inmuebles por parte de extranjeros en territorio comunitario, si bien este es un punto de partida. Y es que Dinamarca y Finlandia sí presentan restricciones en determinados casos para los no nacionales.

A partir de ahora, el grupo de trabajo analizará las experiencias que existen en el ámbito europeo e internacional para extraer conclusiones aplicables a la problemática de Balears y su especificidad como territorio «insular y limitado».

En este contexto, la presidenta de Baleares, Francina Armengol, confía en que la próxima presidencia de la Unión Europea (UE) por parte de España abra el camino para tratar la singularidad propia de Balears como archipiélago y la aprobación de esta iniciativa.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, según informa Efe, revelan que en Balears los no residentes, que son el 97 % extranjeros y solo un 2,4 % españoles, compraron en el segundo trimestre de este año el 27,91 % de las viviendas que se vendieron.