El rey Felipe VI y la reina Letizia inauguraron ayer la farmacia Llabrés en Ciutadella, un inmueble que les dejó en herencia el empresario Juan Ignacio Balada tras su muerte en 2009.

Balada legó a los entonces Príncipes de Asturias y los ocho nietos de los Reyes el 50 % de su patrimonio, mientras que el 50 % restante lo quiso destinar a la creación de una fundación de interés general. Los Príncipes de Asturias determinaron que su parte se destinaría íntegramente a fines sociales y fue así como en 2010 se fundó la Fundación Hesperia, que promueve proyectos sociales en Menorca.

Inauguración de la farmacia Llabrés

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: © Casa de S.M. el Rey.